Entrevista al torero Miguel Abellan


MIGUEL ABELLAN: “Aprendí primero a coger una muleta que a conducir. Empecé a torear vacas con 5 años.”

Miguel Abellán toma la alternativa el 24 de Junio de 1998 en Alicante. Desde entonces puede presumir de ser de  los pocos que ha salido 2 veces por la puerta grande de las Ventas (Madrid). Recibo a Miguel en nuestras oficinas de Desguaces EL Choque porque necesita unas piezas para su Range Rover y de paso aprovecho para robarle unos minutos y hacerle unas cuantas preguntas. Amable, cercano y divertido hasta el punto de hacer bromas con los mecánicos.

¿Quién te enseño a conducir?

M.A.: Mi padre

¿Qué aprendiste antes a conducir o coger una muleta?

M.A.: Aprendí primero a coger una muleta que a conducir. Empecé a torear vacas con 5 años. Tengo fotos con esa edad que a mí no se me ve porque la vaca es más grande que yo.

¿Pides alguna marca de coches o tipo de coche en especial con el que te gusta ir a la plaza?

M.A.: Siempre he sido de Mercedes. Tengo una Mercedes Sprinter con la que vamos toda la cuadrilla a la plaza. Tengo también otro Mercedes turismo con el que suelo viajar. Al final para viajar necesitas un coche seguro y fiable y por ese motivo soy de Mercedes

Se dice que Los toreros sois muy supersticiosos o maniáticos. ¿Alguna manía en especial antes de saltar al ruedo?

M.A.: Cuando empecé de jovencito tenía muchas manías y me apropie de todas las que veía, de Manzanares padre, de Ojeda, de Espartaco en definitiva de toda la generación con la que yo toreé de jovencito pero era un sin vivir. Un día decidí en Bilbao no vestirme en una habitación en la que sus números sumaban 13 y no pude entrar en la otra habitación que pedí hasta las 5 de la tarde porque el hotel estaba lleno. Desde ese día dije: “Esto es una locura”. Al final yo creo que los deberes hay que traerlos hechos de casa y la superstición lo único que hace es crearte mal rollo en la cabeza.

¿Alguna manía en el coche?

M.A.: No me gusta que fumen en el coche, pero al final siempre tienes que ceder ante los amigos y siempre termina fumando alguno. Tampoco soy muy de limpiarlos mucho.

¿Te has librado alguna vez de una multa por ser Miguel Abellán y el policía ser taurino?

M.A.: Sí y no. Si me he librado alguna por ser Miguel Abellán y al policía gustarle los toros y al revés. Recuerdo en Cazalla, que iba para la plaza vestido de luces, montado en la furgoneta cuando nos paró un guardia preguntando que por que no llevaba el cinturón de seguridad puesto. Mi respuesta fue: “Señor que voy vestido de torero, voy a girar la esquina y la plaza está al lado”. Pues no le convencí y me costó la multa 400€. Me paso una cosa parecida yendo a torear en Soria.

¿Has mantenido relaciones alguna vez relaciones sexuales en el coche?

M.A.: Por supuesto. No me acuerdo porque soy muy mayor y no sé si perdí la virginidad en un coche, pero por supuesto que lo he hecho en el coche. Todos hemos tenido nuestro propio hotelito en la figura de nuestro coche, súper romántico, que lo acondicionábamos con el mítico ambientador de Pino.

¿Qué es más difícil conducir lloviendo a mares o poner un par de banderillas bien puestas?

M.A.: Yo te diría que conducir lloviendo a mares, seguramente otro te dirá lo contrario. Pero al final los que vivimos en la carretera (porque yo me paso media vida en el coche), conducir bien, tener mucho cuidado,  tema de seguridad, es complicado.

¿Qué te molesta más un atasco o un picador malo?

M.A.: (gestos de muchas dudas junto con un “uuuufffff”). Me has tocado, porque yo no puedo con los atascos, es algo que me satura. De hecho últimamente siempre que viajo, lo hago acompañado y cada vez intento conducir menos. Cuando cojo un atasco no puedo con ellos, no puedo estar dentro de un coche parado.

Con el tema picador, a veces los tiraría directamente delante del toro y sin muleta y les diría: “Si lo has picado y no es bueno, ahora te vas a poner tu delante”.

¿Cuál ha sido tu mayor susto en un coche?

M.A.: He tenido dos bastante gordos. Yendo a torear a Algeciras el chofer se quedó dormido, se salió de la carretera cayendo por un barranco y chocando contra una piedra. Cuando despertamos,  uno de los chicos estaba fuera de la furgoneta, y yo que iba en el asiento trasero, aparecí en el asiento delantero.

Tuve otro susto conduciendo mi Range Rover volviendo de Málaga. Un camión me golpeó por detrás,  hice dos trompos en mitad de la carretera y acabe contra la mediana. Afortunadamente nunca me ha pasado nada grave en ninguno de los dos accidentes.

¿En alguna cornada has pensado de esta no salgo?

M.A.: Si, en muchas. Yo tengo muchas cornadas, estuve en coma en Barcelona, me han partido los dos riñones, una cornada muy fuerte en Madrid que pensé que no lo iba a contar, la cornada de la cara. He tenido cornadas que te hacen replantear la vida,  te das cuenta que aquí estamos todos de paso y que en cualquier momento puede suceder una desgracia.

Recibir un toro a porta gayola para los no taurinos es cuando el torero recibe al toro de rodillas delante de la puerta de chiqueros. ¿Lo compararías con la sensación de ir sin frenos en el coche?

M.A.: Un poco sí, porque la sensación de ir a la puerta de chiqueros es ir a no saber qué va a pasar. Tú sabes que va a salir el toro pero el toro tiene una distancia muy pequeña en la que sale disparado o sale frenado. Por tanto el toro como buen animal que es nunca sabes la reacción que va a tener. Yo puedo prever si va a ir a derecha o izquierda pero a mí me ha pasado incluso que el toro me ha saltado por encima. Un coche sin frenos es una aventura igual que el toro saliendo de chiqueros.

Los coches están fabricados de chapa, aleaciones de aluminio y diferentes metales. ¿Los toreros de que estáis hechos?

M.A.: Pues nos gustaría estar hechos de otra cosa que no fuera de carne y hueso que es de lo que realmente estamos hechos. Mucha gente dice que estamos hechos de otra pasta pero al final las heridas y la sangre es de verdad, la carne es la que tiene cualquier ser humano. Lo que pasa es que cuando yo tuve mi primera cornada me dijo el Doctor Val Carreres (que es una eminencia) que los toreros se recuperan muy pronto porque no hay mejor enfermo que el que se quiere curar. Los toreros siempre nos queremos curar, pero vamos ya me gustaría a mí tener alguna aleación y un poquito de chapa y pintura

¿Algún ídolo del motor?

M.A.: Si, Ayrton Senna sobre todo después de ver el documental y leer el libro sobre su vida .Ambas cosas me parecieron brutales. Por supuesto Ángel Nieto del cual he tenido la gran suerte de ser amigo suyo y de su familia. Fernando Alonso, Carlos Sainz padre e hijo, hay grandes pilotos en España. Tenemos que estar muy orgullosos de todos

¿Como ves los desguaces? ¿Has comprado alguna vez algo en un desguace?

M.A.: Claro que he comprado en los desguaces. Yo también empecé con mi cochecito cuando no había para más, y había que tirar para adelante con él como fuera. La verdad que los desguaces son una bendición de Dios, tener accesorios y todo lo que necesites para tu coche de una manera ordenada y saber que cuando necesites algún recambio lo vas a encontrar es una gran ventaja.

El mundo del motor ha evolucionado mucho en los últimos años en todos los aspectos. ¿El mundo del toro ha evolucionado? ¿Qué cambiarías si estuviera en tu mano?

M.A.: Creo que el mundo del toro ha evolucionado bastante poco, de ahí que ahora estemos sufriendo un poco esta pequeña crisis taurina. No ha evolucionado a la velocidad de la vida y se ha estancado un poco. Actualizaría todo el sector de forma general. Yo no soy la persona o mente ideal para actualizar las cosas pero si depositaria en manos preparadas, en mentes lucidas,  la posibilidad de que al igual que una empresa llega un momento en el que hay que reestructurar, informatizarla, etc…con el toro haría lo mismo, ponerlo en manos de mentes que no tienen por qué ser taurinas y actualizarlo. No puede ser que las plazas estén anticuadas o prácticamente sin remodelar desde el día que se construyeron. Un ejemplo son los asientos, la gente tiene que tener los asientos cómodos, las entradas, las salidas más ágiles, la compra anticipada online también tiene que ser fácil. En definitiva actualizar todo lo que no sea toro y torero. Un hombre se tiene que jugar la vida y tiene que haber alguien que pague por admirar lo que hace ese hombre, pero el resto si se puede actualizar y de hecho se debe actualizar o sino iremos a pique.

¿Un pañuelo verde es como un control de alcoholemia?

M.A.: (muchas risas). El pañuelo verde es el peor pañuelo que se puede sacar en la fiesta. El pañuelo verde es como cuando te has tomado alguna copilla y el guardia te para. En ese momento sabes que hay un problema.

Que coche le darías a:

Sebastián Castella: Un BMW
José Tomás: Un Rolls Royce
Enrique Ponce: Un Bentley
El Juli: Un Mercedes
Fran Rivera: Un Aston Martin

 

UA-78434432-2